Introducción

Con el propósito de unificar la experiencia en cada tipo de dispositivo, Microsoft introdujo la polémica Pantalla de Inicio en Windows 8 (próximo a cumplir su primer año), y para poder garantizar una interacción suficientemente productiva por parte del usuario, tenía que asegurar aplicaciones así que aparte de la gran campaña previa al lanzamiento que hizo para incentivar a los desarrolladores a crear aplicaciones de Interfaz Moderna, integró una cantidad pequeña de forma preinstalada en el sistema operativo, aunque en realidad la mayoría sirven para poco o nada. –Opinión personal-

 

Una de las aplicaciones más interesantes, que pretendían hacer olvidar a su homóloga de Escritorio, es la de Correo o Mail en inglés, que como su nombre lo indica, nos sirve para gestionar diferentes cuentas de correo electrónico desde una sola visualización (Tal cual lo hacemos con Outlook):

M1

El problema es que aparte de ser medio fea, tenía una gran limitación, sobre todo pensando en ambientes empresariales y es que para poder configurar cualquier cuenta de Exchange, Gmail, Yahoo, etc., era necesario habilitar una cuenta Microsoft (Hotmail, Outlook, Live, etc.), cosa que comprometía muchísimo una decisión corporativa de adoptarlo.

M2

 

Así era y es para todos los que tengan Windows 8, pero fue entonces cuando hace algunos meses nació Windows 8.1, pensado como una actualización que recopila toda la retroalimentación dada por los usuarios a través de los diferentes canales con el objetivo de mejorar el producto, cosa que sin duda alguna, se conseguirá una vez se libere de manera gratuita el próximo 18 de Octubre del presente año.

Nota: Los Suscriptores MSDN y TechNet ya tienen disponible la versión RTM, aunque esa no será considerada como bits finales, porque habrán actualizaciones importantes justo antes del lanzamiento.

Ahora bien, la aplicación de Correo (Mail) integrada en Windows 8.1 es muchísimo más robusta que la anterior (además de agradable a la vista), y aunque aún es un requisito agregar una cuenta Microsoft la primera vez de forma predeterminada, se creó una nueva política de grupo para que esto, no solo en la aplicación de Mail sino en varias que lo soliciten, sea completamente opcional. En otras palabras, habilitando esta política, podremos agregar como primera cuenta una empresarial (Exchange, por ejemplo), o bien de otro tipo indicando los datos manuales. En la siguiente parte explicaré el paso a paso para conseguirlo.

A través del Editor de Políticas de Grupo

Desde la Pantalla de Inicio en el equipo con Windows 8.1, digitamos gpedit.msc y presionamos la tecla de INTRO para abrir el Editor de Directivas de Grupo Local.

Navegamos hasta:

Configuración de Equipo\Plantillas Administrativas\Componentes de Windows\Tiempo de ejecución de la aplicación

Hacemos doble clic sobre la plantilla: Permitir que las cuentas de Microsoft sean opcionales

IMG 08102013 120433

Seleccionamos Habilitada y clic en el botón de Aceptar.

Posteriormente, hacemos clic derecho sobre el botón de Inicio, clic en Símbolo del sistema (Administrador) y digitamos:

Gpupdate /force

Debemos asegurarnos que Windows indique satisfactoria la operación:

M3

A través del Registro de Windows

Desde la Pantalla de Inicio, digitamos y ejecutamos Regedit.exe para abrir el Editor de Registro de Windows.

Navegamos hasta la sub-clave:

HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows\CurrentVersion\Policies\System

Clic derecho sobre la sub-clave de System, seleccionamos Nuevo > Valor DWORD (32-Bit) y lo llamamos: MSAOptional

Hacemos doble clic sobre el valor y ponemos como contenido: 1

M4

Por último reiniciamos el equipo.

Resultados

Al abrir la aplicación de Correo (Mail), sea después de actualizar las políticas, o de reiniciar al haber creado el valor manualmente, veremos un entorno diferente donde podremos ingresar los respectivos datos para iniciar sesión:

M5

Saludos,

Checho.